La Policía Municipal - Yo Opino

Lea ahora

domingo, 13 de agosto de 2017

La Policía Municipal

 (o "los de tránsito")

Todos sabemos cuáles son las reglas en la ciudad, sin embargo en aquí no las cumplimos. Y no lo hacemos por cuestiones simples: porque no nos controlan. Lo hemos dicho hasta el cansancio que pasa gente conduciendo un automóvil sin cinturón de seguridad, con el teléfono en una mano y el volante en la otra; podemos ver dos mayores y hasta tres menores en un ciclomotor, sin preocuparse por la seguridad de los niños y mucho menos pensar en un casco; vemos vehículos estacionados en lugares donde no deben hacerlo, infringiendo normas básicas sin siquiera importarles a sus propietarios que están obstruyendo una bajada para discapacitados; podemos ver otros vehículos con un carro y personas sentadas adentro y muchas más. Una cuestión rara también es que por lo que parece los automotores nuevos vinieran sin luces de giro... o en la noche con las luces altas. Al igual que las motocicletas que, sea cual sea su cilindrada, parecen motores de camiones acelerando en los semáforos y surcando las calles como si fueran pistas de carreras en cualquier momento del día.

Y claro, lo primero que viene a la mente es la clásica pregunta: "¿Y los inspectores?" y ahí surge un ataque frontal hacia ellos, porque deberían estar ahí, deberían pasearse cobrando multas, deberían hacer operativos y sacarles las motos a los que tienen los escapes libres, deberían ponerles multas a quienes no llevan cascos, deberían parar los automovilistas que hablan por teléfono, deberían... deberían...

Empezamos a averiguar algunas cosas y, para sorpresa nuestra nos encontramos con una realidad muy -quizás hasta demasiado- diferente a lo que debería ser para una ciudad que se auto proclama un destino turístico.

Por ejemplo, en la repartición de "Tránsito" de la municipalidad, como se le llama localmente, trabajan 21 personas, de las cuales 14 están contratadas y 7 pertenecen a planta permanente. Los contratos son entre tres y seis meses, lo que marca una inestabilidad total del empleado. Y más aún si ese "contratado" cometió el error de pensar diferente en voz alta, porque la renovación no se hará más. Están percibiendo alrededor de $ 8.400 mensuales, más un "plus" o convenio que hasta hace poco tiempo atrás era de $ 3.000 pero por razones económicas que, de acuerdo al intendente debemos a los malos manejos de Nación, se vio de pronto reducido a $ 1.500 y en algunos casos se la han quitado por completo. Los empleados que están bajo contrato deben trabajar seis días de la semana, y uno franco que nunca es fin de semana.

Dado que esta tarea debe estar las 24 horas en la ciudad y más aún los fines de semana por el día en sí mismo y por la afluencia en mayor o menor medida del turismo, y al ver reducidos sus convenios, el personal de "planta" o permanente no hace más las guardias mientras que las mismas deben quedar a cargo de trece personas, divididos en cuatro turnos, lo que matemáticamente nos da tres personas cada seis horas que deben cubrir eventualidades en toda la ciudad que van desde controlar el tránsito hasta las ramas tiradas, pasando por la vía pública en general, aguas servidas, animales sueltos y toda clase de cuestiones que aparezcan en cualquier momento.

Estos mismos empleados deben, de acuerdo a las indicaciones superiores, hacer multas para que el municipio recaude dinero "genuino"... pero así como hay quienes hacen más de 10 semanales, hay quienes no se preocupan demasiado y por lo general no son los "contratados".

Y a todo este trabajo que deben cumplir, hay que sumarle los ataques de la gente en general contra ellos mismos, al momento de hacerles una infracción. Ataques verbales y hasta físicos, y demostración de amiguismo político que mientras el agente les hace una multa, el infractor ya está hablando con el amigo secretario o intendente y la única función de la infracción es... gastar el papel.

Hace un tiempo atrás se impuso el estacionamiento medido. Esto trajo muchos reclamos de comerciantes y ciudadanos en general. Pues bien, cuando se instauró el cobro de estacionamiento, se contrataron varias personas, se las capacitó y salieron a la calle a marcar los autos estacionados. Claro, el sistema en sí mismo dio pérdidas al punto de no alcanzar ni siquiera para pagar los sueldos y esos "contratados" estarían por ser despedidos, aunque hay rumores que hablan de su pase a Tránsito.

Ahora bien, pensemos un poco en esto que pasa en esta oficina, dado que marca en cierta medida lo que sucede en general con los trabajadores del municipio. Aquí los empleados "gozan" de un convenio o "plus" que se vio reducido en el mejor de los casos al 50%, por lo que si dividimos los $ 1.500 mensuales en cuatro fines de semana, perciben $ 345,00  y si lo dividimos por dos (sábado y domingo), tenemos $ 187,50 por día, que al final llegamos a $ 31,25 la hora.

Sabiendo que estarías trabajando todos los fines de semana, corriendo riesgos, estando bajo la lluvia o el calor, que una persona puede atacarte porque no le gustó que le hagas una infracción, aguantando insultos de todos los colores y varias cosas más, la gran pregunta es: ¿lo harías?

Las "cuentas claras" del municipio se están aclarando en los empleados rasos que son, en definitiva, quienes ponen la cara. Como “los de Tránsito”.

Lucas M. Beber
#YoOpino2017
www.yoopino.online
facebook.com/YoOpinoColon

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario...