Acto de la Independencia - Yo Opino

Lea ahora

lunes, 10 de julio de 2017

Acto de la Independencia

Se llevó a cabo ayer el acto por el 201° aniversario de nuestra Independencia. Se contó con la presencia de las escuelas representadas por los abanderados y escoltas, y las fuerzas de seguridad de la ciudad. 

Fué un acto sencillo, no demasiado largo, con algunas cosas que causaron un revuelo de cierta magnitud y que se hubiera podido evitar pensando un poco nada más, pero bueno,  ya salió hasta en los periódicos. La foto muestra las caras de los funcionarios que estaban (pueden faltar algunos, por supuesto) y notamos la ausencia de determinadas personas que, por más que el lineamiento político marque una brecha, es de considerar que se trata de una fiesta Patria y que en estos casos, la política debe quedar fuera de toda cuestión. 

Y esto es notable, porque así como los que fueran inicialmente opositores (Villalba y Adami) la cual al fin y al cabo sabemos que no es taaaan opositora últimamente pero quizás hubiera dado que pensar respecto a "ser visto ´ahí" con quien ha negociado algunas cositas, Cambiemos (Torres y  Richard) que también es oposición tampoco participó vaya uno a saber porqué idealismo político-social. Y realmente esto de cambiemos tampoco es entendible... como no lo es no haber visto ninguna cara "pública"  de los partidos que lo componen a "cambiemos", por ejemplo... ¿Cómo debe considerarse esto? ¿Falta de interés? ¿Una idea de rechazo a la política gobernante? ¿Bronca porque no los invitaron? ¿O simplemente porque se enfriaba la buseca? Evidentemente estas actitudes hacen pensar que "el cambio" en realidad... es una cuestión de nombre.

Ahora bien, insistimos con esto: no fue un acto político, sino una fecha patria, que debería haber servido de por sí para que estén, olvidando la enemistad o el pensamiento de la superioridad para que no vayan a un acto como éste. Salvo que el pensamiento pueda haber sido tipo "Ah, no... no quiero que me vean con ellos".

Cosa que ya a esta altura... es para pensarlo.

Lucas M. Beber
#YoOpino2017

1 comentario:

  1. “POSTALES DEL BOCHORNO”
    por D. A. Vasquez Rivero.
    Hoy supuestamente debía ir a la plaza a "presenciar un acto que conmemoraba nuestra independencia del imperio español" y, sin embargo, presencié un acto que honraba la independencia del respeto mutuo, del decoro y de las normas sociales
    Por empezar, durante los preparativos debimos formarnos en ronda alrededor de la bandera .. Pude ver nenes impacientes, maestras perfumadas, padres, fotógrafos, representantes cívicos, algunos boy scouts, banderas y escarapelas, guardapolvos y metralletas... Esperen, ¿mencioné metralletas? Claro que sí. Aparentemente, algún jefecito de la comisaría saltó con la exuberante idea de presentar a sus policías portando armas que apuntaban a niños con motivo de otorgarle a la atmósfera ese cálido ambiente guerrillero que solo un metal aniquilador puede ofrecer. Cargadas o no, obligatorio o no, me parece cualquiera.
    En fin, cuando todo estuvo listo comenzó el acto. Bajo la sombra amenazadora de nubarrones en lo alto, un locutor de voz gruesa y lectura trastabillante intentó coordinar palabras escritas con esa monotonía ancestral que demuestran los que nada entienden de retórica. Luego, se cantaron los himnos. A continuación, se leyó un decreto que no venía al caso pero que servía bastante para rellenar un poco el asunto y, a su vez, una maestra declamó un lindo poema. Por Pero lo MÁS INTERESANTE todavía faltaba por venir.
    En un marcadísimo contraste entre lo sagrado y lo profano, presentaron a un grupo de música macumbera ..Y, ¿con qué pretexto nos metieron forzosamente un espectáculo desubicado de tambores? Bueno, según los organizadores se buscaba representar a través del ARTE (con perdón a los verdaderos artistas) "la rebelión de los negros contra aquella nefasta esclavitud rioplatense que los asoló en los siglos pasados". Personalmente, hubiese preferido que se queden esclavos pero de sus casas, y NO que hayan venido a "deleitarnos" con sus dotes para la danza y la percusión.
    Me quedé atónito frente a la exposición desvergonzada de una pasista en cueros que no tenía drama en menear sus adiposos cuartos frente a abanderados de diez años o menos; de un anciano entrajado que no se sabía si bailaba, se estaba electrocutando o tenía Parkinson; de una doña con pollera, vestido y sombrilla descendiente de la mulata que cuidaba a la niña Marimar; y de dos bailarinas que se movían lento, muy lento, como perdidas en su propio universo cannábico. No conformes con el nivel de bochorno alcanzado hasta entonces, incluyeron después a un guitarrista-cantor que además de desafinar no sabía solapar las cuerdas. En mi opinión, un solo tema de percusión hubiese bastado para representar fielmente la hermandad de uruguayos y argentinos. El show excedió nuestra curva de atención, superó nuestro punto de hervor y causó la indignación de una gran mayoría. Particularmente, no dejé de escuchar la frase "¡qué vergüenza!" hasta que me fui, una directora incluso retiró a sus alumnos antes de tiempo. Si hay algo bueno que decir para compensar un poco mi crítica, deberé rescatar solo una escena.
    En el momento de presentar el intendente un ramo de flores blancas al busto de Manuel Belgrano, las campanadas de las once doblaron majestuosas sobre el frío silencio matinal. Las nubes se abrieron por un instante dejando pasar una luz divina que iluminó esa postal efímera y a la vez perdurable: un hombre de esta época honrando al prócer de otra época. Aunque resultara bellísima la situación, apenas logró quitarme el sabor amargo de los sucesos mencionados. El presidente municipal, eludiendo protocolo, decidió finalmente no expresarse en palabras alusivas; cabe suponer que él también se habrá quedado mudo al contemplar lo inesperado, lo burdo, lo grotesco. Sin duda alguna, más de un nene recordará cuando sea adulto aquel día en que vio por primera vez un circo. Dirá quizás que no había carpas, ni leones, ni trapecistas; dirá tal vez que solo había payasos burlándose en público de los emblemas patrios. Payasos, solo eso.

    ResponderBorrar

Deja tu comentario...