Cortes programados - Yo Opino

Lea ahora

lunes, 24 de abril de 2017

Cortes programados

El viernes arrancamos el día sin agua por un corte programado para la renovación de la red de distribución por anteveredas para así continuar con el reemplazo de las viejas cañerías de asbesto cemento. Todo bien. Este trabajo mas la interrupción por la instalación de una llave para la nueva cañería de impulsión y casi todo el viernes y parte del sábado estuvimos sin agua. Luego hubo problemas (por la tarde), cuando se reventó un caño y lo curioso es que por la noche del viernes, un periodista salió por las redes sociales (que no son un medio, dijeron) diciendo algunas cosas relacionadas al personal de obras sanitarias quienes aparentemente por maniobras malintencionadas le habrían dado mas presión de debida y por eso explotaron los caños. Curiosamente la persona que disparó esa idea después dice que nosotros mentimos (si, es una joda esto).

Me puse a investigar un poco el tema, y si bien hay muchos metros de cañería viena (asbesto cemento), cuando uno corta el agua, corta un caño y lo reemplaza, no se debe tardar demasiado porque se puede producir lo que se conoce como "Golpe de Ariete".

El golpe de ariete es (en pocas palabras) el choque violento que se produce sobre las paredes de un conducto forzado, cuando el movimiento líquido es modificado bruscamente. Esto se puede presentar en una tubería que conduzca un líquido hasta el tope, cuando se tiene un frenado o una aceleración en el flujo. Por ejemplo, el cambio de abertura en una válvula en la línea de agua potable.  Al cerrarse rápidamente una válvula en la tubería, el flujo a través de la válvula se reduce, lo cual aumenta la carga del otro lado de la válvula. Se inicia un pulso de alta presión y esta onda provoca sobrepresiones y depresiones las cuales deforman las tuberías y eventualmente la destruyen. Para evitar este golpe de ariete, se deben instalar elementos como válvulas de retención, calderines de aire, chimeneas de equilibrio, válvulas antiariete, etc. (mas info, en Google).

Como vemos, es raro que una persona diga "yo rompo todo hoy". De todos modos, algo que es para pensar -y no vos o yo sino el "jefe"- es que un corte de este tipo sería bueno que no se haga un viernes sino un martes o miércoles, por ejemplo. Y los motivos son fácilmente analizables: la gente trabaja y estudia, por lo tanto si el corte de agua es largo, es probable que hasta cierto punto pase desapercibido, porque no hay ropa lavándose, ni cosas que demanden mucha agua en una casa. Por otro lado y por lógica, si se necesita un repuesto que no se tiene, es más fácil conseguirlo un día de semana que un sábado, por ejemplo. Pero bueno, a lo mejor alguien inteligente puede tener una idea mejor.

Mientras tanto... el domingo tuvimos agua. Y pudimos lavar la ropa.

Lucas M. Beber
#YoOpino2017

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

Deja tu comentario...